No sé pa dónde voy pero sé de dónde vengo

El abuelo cosía. El abuelo siempre siempre SIEMPRE cosía. Cosía las mochilas rotas, las
faldas que se compraban grandes y los peluches que se deshilachaban de los achuchones
que les dábamos.